Hay provincias en España en las que no hay siquiera un PET