Maravilloso el Taller de cuidadores.
Roberto Álvarez me ha emocionado muchísimo. Mil gracias