He entrado tarde, solo he podido escuchar a Rosa, que pena