precioso y conmovedor el testimonio de Fani